Conocimiento
Economia, Trabajo y Producción
Institucional
Legislacion
Medio Ambiente
Mujer y Joven
Relaciones Internacionales
Sociedad
Territorio

18 06 24 PPP parte 2

Proyectos de Participación Público-Privado parte 2

Esta semana empieza la adjudicación y la firma de contratos de la primera ronda de PPP en la Argentina, luego de que el mes pasado se dieran a conocer cuáles eran las ofertas para los distintos corredores que se habían licitado. Había ansiedad en el Gobierno sobre cómo iba a ser la licitación para entregar las concesiones mediante el régimen de PPP. Se abrieron los sobres con un total de 32 propuestas provenientes de 19 empresas nacionales y 7 empresas internacionales; a pesar de la incertidumbre por la situación económica del país en los últimos dos meses todas decidieron seguir en carrera.

Una gran sorpresa para el Gobierno fue que el total de las ofertas para los seis corredores viales sumó un monto mucho menor al estimado por el gobierno para efectuar las obras (un 33% menos). Esto implica varias cosas: la competitividad fue muy alta, lo que llevó a las empresas a hacer su mejor esfuerzo para quedarse con el corredor; también da cuenta del nivel de sobre gasto que hubo en los gobiernos anteriores, donde la competitividad no era la misma, y además se ponían sobreprecios en todas las obras.

En total, los consorcios ofrecieron hacer las obras por un valor neto de alrededor de 5376 millones de dólares, cuando los costos estimados por funcionarios de Vialidad rondaban los 8058 millones de dólares.

No siempre se le adjudica la obra al que propone el precio más barato ya que hay otro tipo de condiciones que entran en juego a la hora de asignar un corredor, por ejemplo, una empresa no puede ganas más de dos corredores. Entonces, para seleccionar qué empresa se queda con cada corredor, se evalúa según las distintas combinaciones y se selecciona la que le implica un menos gasto al Estado.

Que se hayan presentado 7 empresas internacionales para ganar la licitación demuestra que hay inversores extranjeros que están dispuestos a apostar por nuestro país. Otra ventaja es que se podrán realizar obras con recursos de privados, que son de extrema relevancia para la sociedad, y que no se hubieran podido realizar bajo las condiciones tradicionales con el pago al contado con dinero del Tesoro.

Además este es sólo el principio, ya que hay más proyectos en carpeta que más adelante serán licitados, y que incluyen obras de conectividad que son muy importantes para la producción de nuestro país: la estación ferroviaria debajo de la 9 de Julio (RER), una red de alta tensión, el tren que une Vaca Muerta con Bahía Blanca, y una planta de combustibles en Ezeiza y Aeroparque para evitar que los aviones tengan que abastecerse mediante camiones. En total hay más de 60 proyectos en carpeta.

Las ofertas se analizaron durante tres semanas el pasado mayo, y esta semana se dieron a conocer las empresas a las que se le adjudicaron los corredores. En julio los adjudicatarios ya deben estar a cargo de las obras, que se empezarían a ejecutar el próximo semestre. Tienen de seis meses a un año para determinar cómo será todo el esquema financiero para la realización de la obra y presentárselo al Gobierno. Después, se abrirá la segunda etapa para adjudicar corredores viales.

En el corto plazo saldrá la resolución para entregar esta primera etapa de corredores viales: ya está definido qué empresa se hará cargo de qué parte; solo falta la actualización formal de los montos de los presupuestos presentados en mayo, y finalmente el proceso de adjudicación.

Los corredores asignados son: corredor A, que une Puerto Iguazú con Roque Saenz Peña, en Chaco, el uno en el orden de mérito lo tiene Paolini Hermanos, Vial Agro y INC SpA. En el Corredor B, para la ruta 5, que une Mercedes con Santa Rosa, La Pampa, quedó en primer lugar la oferta de CCA Panamá y Green. En el Corredor C, que atraviesa Buenos Aires, el Sur de Córdoba para llegar finalmente a Mendoza, quedará, para José Cartellone. Los corredores E y F, que contienen las autopistas Buenos Aires – Rosario y Rosario – Córdoba, serán explotadas por el consorcio que integran Helport (una compañía del Grupo Eurnekian), Panedile, Copasa y Eleprint. La Autopista Sur (Buenos Aires – Cañuelas), que estaba en manos de una empresa de Cristóbal López, tiene en la línea de largada a Rovella Carranza; JCR y Mota Engil Latino América.

Una vez otorgada la concesión, las empresas firmarán el contrato, que separa específicamente en dos las etapas de los PPP, primero en la fase de construcción y luego en la de operación y mantenimiento de la obra. Se abrirá un fideicomiso donde quedarán retenidos los fondos provenientes del sistema vial y el cobro de peaje, que son contribuciones que hace el contratista.

Durante la primera fase, de construcción, se entregarán trimestralmente Títulos de Pagos por Inversión como compensación por los trabajos de construcción; pueden ser variables o fijos, dependiendo de la garantía del contratista. Los variables están sujetos a sanciones o multas por incumplimiento de normas de calidad.

En la siguiente fase, la de mantenimiento del proyecto los pagos se realizarán mediante Títulos de Pagos por Disponibilidad, emitidos mensualmente en moneda local.

Esta primera ronda de adjudicaciones de corredores por modalidad PPP establecerá un precedente para los proyectos de obra que se vienen, no sólo viales sino en rubros como minería, comunicación, salud y tecnología.

La modalidad PPP llega en un momento justo. El Gobierno le prometió a las provincias que no iba a recortar obras en un momento de incertidumbre y reestructuración de la política económica. Tras el acuerdo con el FMI, se buscará ahorrar el gasto del Estado en cada cuestión posible y la obra pública cae dentro de esta situación, dejándole un papel protagónico a los PPP que no requieren de una inversión inicial del Estado para llevarse a cabo, posicionándose como la forma ideal de realizar todas las obras de infraestructura y de conectividad que se necesitan en el país en este momento.

En otras épocas de recorte de gastos en nuestro país la obra pública siempre era la primera en sufrir las consecuencias, centenares de obras quedaban en la mitad de la ejecución o ni siquiera se empezaban a ejecutar luego de haber sido licitadas y adjudicadas.

Se puede leer entonces que la reestructuración económica y el acuerdo con el Fondo vienen, entre muchas otras cosas, a promover este tipo de modalidad en la Argentina en un momento en el que es vital hacer obras de conectividad. Cuando el esquema de rutas termine por arrancar, la Argentina tendrá obradores viales nunca veces sin tener que pagarlas antes de que se realicen, con la consecuencia de que el presupuesto otorgado a la Dirección de Vialidad será muchísimo menor. Además, es sabido que la plata que se invierte en obra pública se multiplica y mueve por dos la economía del país. Hay que tener en cuenta también que cada vez que un privado invierta en un proyecto PPP el Estado va a recaudar una parte en concepto de impuestos, es decir que una gran proporción del dinero presupuestado en los proyectos volverá al Estado durante los próximos cinco años. DF
Junio de 2018

Etiquetas:

  • UPM 2016
  • Rivera
  • Slider 4
  • Slider 3
  • Slider 1

Enlaces

Parlamento del Mercosur
Bloque Brasil
Bloque Argentino
COPA

Archivo

Copyright (C) 2013 - Unión de Parlamentarios Sudamericanos y del Mercosur
Consultas vía Email a: info(@)parlamentariosmercosur.org - Por Teléfono al: (0221) 429-1200 Interno 5050/2